cubaism.com hotels - reserve un hotel en cualquier lugar de Cuba
English Español Français Русский Português Türkçe بهاس ملاي Cрпски Slovenščina Deutsch Dutch Hrvatski Italiano 한국어 日本語 简体中文 Український Polski României Latvijas Čeština
Inicio :: Hoteles :: Mi cuenta :: Carro de Compras
Hotel Packard, La Habana Vieja, La Habana, Cuba
[+] Mapa de la calle e imágenes de satélite
En estos momentos el hotel no está aceptando reservaciones, Por favor, mire debajo para más detalles.
Sobre Hotel Packard
El Hotel Packard está ubicado en el Paseo Prado, la calle más importante de la Habana Vieja, fué erigido por una empresa estadounidense durante el boom hotelero de La Habana en 1920, tras el establecimiento de hoteles como el Hotel Saratoga. El hotel se encuentra en el canal de extensión de la bahía de La Habana y se asoma a una de las estructuras más importantes de La Habana, la Forteleza. Situado en una de las partes más importantes de la ciudad, el Hotel Packard invita a los clientes a descubrir el rico pasado colonial de La Habana y profundizar en el desarrollo y la transición del país de la Perla del Imperio Español al Estado Revolucionario de Cuba.

Aunque el edificio fue abandonado hace ya décadas, tras la remodelación llevada a cabo por los arquitectos españoles Oscar García y Teresa Luis entre los años 1997 y 2003, actualmente ha recobrado la importancia que tuvo, siendo nuevamente percibida como una de las estructuras mas importantes de la Habana.
Los nuevos planes del hotel tienen como objetivo integrar el encanto original del hotel, junto con nuevas y sorprendentes líneas de lujo para restablecer firmemente el Hotel Packard entre los establecimientos más lujosos de La Habana. El diseño incorpora el Museo de Historia de la Música Cubana. así como un club de dos pisos de jazz en la esquina del edificio.

Junto con los beneficios musicales, el Packard también albergará espacios comerciales, un restaurante de clase mundial, espacios de representación, espacios para exposiciones, spas, piscinas de estiramiento, jardines musicales y salas de conferencias. El hotel consta de 300 habitaciones, lo que lo convierte en uno de los hoteles más grandes de La Habana. Los tres tipos de habitaciones disponibles serán: un dormitorio de estilo loft, apartamentos de uno y dos dormitorios, y apartamentos de una altura. Cada habitación cuenta con un porche delantero y trasero, uno de los elementos de la firma del diseño del hotel.

El proyecto será financiado por la compañía española de hoteles Iberostar en la búsqueda de añadir otro edificio clásico de cinco estrellas a la lista de hoteles que actualmente tiene en Cuba. La marca actualmente posee el hotel Parque Central, el único hotel Iberostar en La Habana Vieja hasta ahora.

La ciudad espera con impaciencia para ver la reconstrucción de este maravilloso edificio, asegúrese de que son los primeros en experimentar el espacio y su historia cuando se vuelve a abrir!
© 2017 Nigel Hunt
No revisado por Nigel aún
Guía a La Habana Vieja
Con sus calles adoquinadas, farolas y soportales coloniales, sus distintivas fortalezas españolas y más de 900 edificaciones de interés histórico y arquitectónico, que van desde el barroco hasta el art-decó, La Habana Vieja es un espacio para la fascinación. Declarada en 1982 Patrimonio de la Humanidad por la unesco, puede entenderse como un gran museo, ya que constituye el conjunto colonial más importante del Caribe y uno de los más significativos y mejor conservados de América.

El área atesora la fortificación más vieja del continente, el Castillo de la Real Fuerza, construido entre 1558 y 1577; la única calle con adoquines de madera en Cuba; así como la mayor concentración de museos del país. Desde su porción del malecón habanero, además del Castillo de los Tres Reyes del Morro, se puede percibir en toda su majestuosidad el más ambicioso y monumental proyecto militar de España en América, la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, que paradójicamente nunca estrenaría sus cañones. Estas construcciones militares reflejan el auténtico espíritu convulso de la época colonial en el Caribe.

De igual manera, existen otras obras arquitectónicas de notables valores históricos y artísticos, entre las que destacan el Palacio de los Capitanes Generales, señalado como el máximo exponente de la arquitectura cubana del siglo XVIII, junto con la Catedral de La Habana, un ejemplo de hibridación arquitectónica sui generis: fachada barroca e interior neo-clásico. En palabras de Alejo Carpentier, la vista exterior de la Catedral es como «música en forma de piedras».

Desde su impronta vanguardista sobresale el Edificio Bacardí que, terminado en diciembre de 1930, fue la sede de la compañía ronera homónima en Cuba, y en su momento la edificación más alta de la ciudad. Por su estructura majestuosa, sus lujosos decorados interiores en mármol de Alemania, Suecia, Noruega, Italia, Francia, Bélgica y Hungría, así como por la marcada policromía, única en su estilo, representa la cumbre del art-decó cubano.

Un necesario recorrido por La Habana Vieja puede tomar como eje a la concurrida y colorida calle Obispo, ya que en sus cercanías se encuentran los principales restaurantes, bares y hoteles del área: La Bodeguita del Medio, con su ambiente bohemio y renombrada comida criolla; El Floridita, conocido como la «cuna del daiquirí», y el Hotel Ambos Mundos, dos de los sitios más frecuentados por Ernest Hemingway. Muchos de sus hostales intentan preservar a toda costa el ambiente íntimo que sugieren sus inmuebles coloniales, con sus patios centrales, pozos y balaustradas uniformes. Las calles estrechas y los edificios con sus balcones hacen posible una agradable sombra y protegen al caminante del fuerte sol tropical; consecuentemente, de las altas temperaturas, que oscilan entre 26ºc y 30ºc durante casi la totalidad del año.

Asimismo, La Habana Vieja integra, en su incomparable ritmo artístico, una variedad notable de personajes pintorescos: zanqueros, saltimbanquis, estatuas humanas, rumberos, mimos, imitadores, mulatas floreras… La gente afable y extrovertida de La Habana Vieja parece compulsada a hacer su vida en las calles, en las conversaciones espontáneas y los juegos de dominó en las esquinas, en los balcones con sus sábanas tendidas y remendadas, lo cual añade al lugar un ritmo social incomparable. En suma, el llamado «Centro Histórico» representa algo así como un resquicio entre dos tiempos, entre el pasado colonial de la nación, reflejado en su impasible arquitectura, y su presente dinámico, reconocible en la constante efusión y colorido humano de sus calles. Sin dudas, uno de los más bellos espectáculos urbanos que ofrece Cuba.
Ventas en Reino Unido :: Audrey :: +44 20 7498 8555 ó 0800 298 9555
Ventas en EEUU & Ventas en Canadá :: Jeffery ó Bastien :: Llamada gratis 888 361 9555
Oficina de turismo en La Habana :: Idelsis :: +53 7 863 9555
(menos de 10 días)
Desarrollado por Bizloco eTravel System operado por Cubaism Ltd para cubaism.com
Cuba
© 2012 Nigel Hunt - Todos los derechos reservados