cubaism.com hotels - reserve un hotel en cualquier lugar de Cuba
English Español Français Русский Português Türkçe بهاس ملاي Cрпски Slovenščina Deutsch Dutch Hrvatski Italiano 한국어 日本語 简体中文 Український Polski României Latvijas
Inicio :: Hoteles :: Mi cuenta :: Carro de Compras
Guía de Viaje - Cienfuegos, Cuba
Cienfuegos es una provincia con una identidad propia, signada esencialmente por la notable influencia de las culturas africanas y francesa, que se amalgamaron desde tiempos remotos para conformar el sentido auténtico de sus tradiciones populares. La ciudad de Cienfuegos, apodada por su belleza simple como «La Perla del Sur», fue fundada en 1819 por colonos franceses, alrededor de una bahía de inmejorables condiciones geográficas.

Desde entonces, la ciudad adoptaría los códigos del neoclasicismo europeo más depurado, perceptible sobre todo en las fachadas sobrias, las columnas desprovistas de ornato, y la retícula uniforme de su trazado urbano. En este sentido, el Arco de Triunfo, ubicado en el céntrico Parque Martí, la Catedral de la Purísima Concepción y el Teatro Tomás Terry son los principales iconos arquitectónicos de la ciudad, integrados a su Centro Histórico, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad en el año 2005.

La ciudad portuaria de Cienfuegos, así como muchos de los principales asentamientos costeros del litoral sur de la provincia, fueron saqueados en repetidas ocasiones por piratas, durante las décadas finales del siglo XVIII, por lo que las batallas navales se volvieron frecuentes. Actualmente, en los fondos marinos de la provincia de Cienfuegos hay varios hundimientos que los visitantes pueden conocer, como parte de expediciones de buceo planificadas.

Sin dudas, uno de los principales atractivos turísticos de esta región de Cuba está dado por sus impresionantes paisajes marinos. La costa sur de la provincia es célebre por sus hermosas paredes de corales y sus largas cavernas subacuáticas, a las que acuden cada año entusiastas y profesionales del buceo.

Los incomparables escenarios naturales de Cienfuegos tienen su punto más celebrado en el Parque Natural Topes de Collantes, donde se incluye El Nicho, un bello y paradisíaco conjunto de saltos de agua. Topes de Collantes es uno de los parajes más impresionantes de la geografía cubana. También, en las cercanías del pueblo rústico de Cruces, está el Parque Nacional de Mal Tiempo, un encantador sitio que conmemora la decisiva y sangrienta Batalla de Mal Tiempo, ocurrida durante la Guerra de Independencia de 1895.

Cienfuegos además cuenta con dos de las playas más visitadas del litoral sur de Cuba: Playa Rancho Luna y Playa El Inglés, preferidas por los locales en los meses de verano. Como dato adicional, Cienfuegos es la tierra natal de uno de los más grandes soneros de Cuba, Benny Moré. El llamado «bárbaro del ritmo» se definió siempre como un apasionado de su tierra; uno de tantos.
Ciudad de Cienfuegos
«Cienfuegos es la ciudad que más me gusta a mí», así cantaba el más grande sonero cubano e ilustre hijo de la provincia, Bartolomé Maximiliano Moré, más conocido como Beny Moré. Esa misma idea se propagaría por los mejores escenarios de la región, de forma que el mundo entero supiera que Cienfuegos es una ciudad encantadora como ninguna otra en Cuba. La urbe, a partir de su trazado uniforme neoclásico y su limpieza y conservación excepcionales, preserva un espíritu sereno y cautivador, propio más bien de las grandes ciudades portuarias del siglo XIX en el Caribe.

Situada a las márgenes de la bahía natural del mismo nombre, que a su vez es aclamada por muchos como la más bella de Cuba, la joven ciudad de Cienfuegos fue fundada el 22 de abril de 1819 por colonos franceses, provenientes en su mayoría de Luisiana y Nueva Orleans. Su refinado encanto originario parece acentuarse durante la segunda mitad del siglo, cuando muchas de sus principales edificaciones fueron erigidas. Ciertamente, el Centro Histórico de Cienfuegos está entre los más bellos de Cuba, y fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en el año 2005.

El amplio Parque José Martí es el escenario del Arco de Triunfo, monumento único en el país, que conmemora la independencia cubana. Otra parada necesaria dentro de un recorrido histórico sería la Catedral de la Purísima Concepción, que data de 1869 y combina los vitrales franceses con su estructura ecléctica, para lograr un efecto visual admirable. Además, en los contornos del Parque José Martí se encuentra el ilustre y suntuoso Teatro Tomás Terry, con sus mármoles de Carrara y frescos con motivos clásicos. Construido entre los años que van de 1887 a 1889, su tablado ha acogido las actuaciones de figuras de renombre universal como Enrico Caruso y Anna Pavlova.

Por otra parte, a la entrada de la Bahía de Cienfuegos está situado el imponente Castillo de Jagua, el más viejo guardián de sus dominios. Otras edificaciones de interés son: el Palacio de Gobierno; el Museo Provincial; y la Casa del Fundador, que es la construcción más vieja de Cienfuegos y antigua residencia del padre fundador don Juan Luis Lorenzo De Clouet.

Las calles de Cienfuegos son, en sentido general, amplias y serenas, pero hay dos que sobresalen entre las demás: la Avenida del Malecón, que por su ubicación excepcional de cara a la bahía es uno de los lugares preferidos por los residentes locales para contemplar los románticos atardeceres rojos del Caribe; y el Paseo del Prado, el cual, además de ser el más extenso paseo de Cuba, atraviesa la ciudad de un extremo a otro y concentra una buena parte de su actividad urbana.

Algo más, el vecindario de Punta Gorda fue la localidad en que los patricios cienfuegueros emplazaron sus palacetes y lujosas residencias, e incluye entre otras, las construcciones del actual Hostal Palacio Azul, la Marina Faro Luna, el Club Cienfuegos, el Hotel Jagua y el Palacio de Valle, relevante por su estilo decorativo de influencia morisca. Desde todos los puntos de vista, Cienfuegos, no en vano llamada la «Perla del Sur», es una ciudad de merecida visita en Cuba.
Cruces
El pequeño pueblo de Cruces, cabecera de uno de los ocho municipios de la provincia de Cienfuegos, conserva como ninguno el encanto de los primeros asentamientos de la región, de ahí que sea algo así como un resquicio en el tiempo, un sitio hecho para el recuerdo. Cruces ofrece, en su conjunto, un impecable estado de conservación y una limpieza absolutos, así como la tranquilidad inmaculada de los pequeños poblados rurales de Cuba.

Fundado en 1852, alcanzó importancia económica a partir de la introducción del ferrocarril en su territorio en el año convulso de 1855. Durante la década del sesenta tuvo lugar su mayor expansión, en la medida en que sus principales plantaciones azucareras alcanzaban notoriedad y peso comerciales. Cruces debe el nombre a su locación central, ya que fue establecido en la confluencia de dos caminos importantes para el comercio y la comunicación de la región central de Cuba durante el siglo XIX: el camino de la Rioja al Central de San Agustín y el camino Real de Cienfuegos-Santa Clara. Los dominios de Cruces serían el escenario del Combate de Mal Tiempo, uno de los más trascendentales y estratégicamente complejos de la Guerra de Independencia de 1895, comandado por Máximo Gómez. En la actualidad, el Parque Nacional de Mal Tiempo es un encantador sitio natural y de interés histórico que conmemora este enfrentamiento.

Las principales construcciones de interés arquitectónico de Cruces son: el parque central, que muestra orgullosamente su glorieta neoclásica idílica y ofrece la agradable sombra de sus árboles plantados en los últimos años del siglo xix, la pequeña y modesta iglesia parroquial, y, por supuesto, la rústica Estación de Ferrocarril, que conserva su atractivo remoto. Existen otras iniciativas locales para el turismo como casas particulares y restaurantes-paladares donde se sirve una abundante y sabrosa comida criolla. Toda la región de Cruces parece resumir la experiencia rural del centro de Cuba.
Guajímico y Yaguanabo
Las localidades de Guajimico y Yaguanabo quizás sean dos de las más obviadas en las descripciones turísticas sobre Cienfuegos y Cuba. Sin embargo, tanto Guajimico como Yaguanabo poseen atractivos para figurar entre lo más destacado del panorama costero cubano. La sola percepción del paisaje conformado por la Villa de Guajimico, con su ensenada pacífica al pie de colinas verdes terminadas en rocas, sería un argumento suficiente.

Las villas de Guajimico y Yaguanabo están incluidas en una porción privilegiada de la geografía cubana, justo a los pies del vigoroso relieve del Macizo Guamuhaya, y a medio camino entre los importantes conjuntos coloniales de Cienfuegos y Trinidad. De este modo, ambas localidades se integran a uno de los más complejos y diversos ecosistemas de la naturaleza cubana, caracterizado por su abundancia de fauna y flora.

Villa Guajimico, desde su entorno de único tipo, ofrece a sus visitantes confortables cabañas, donde lo primordial es el disfrute de la naturaleza en su magnificencia y esplendor prístinos. El nombre de Guajimico, de clara raíz aborigen, significa «el lugar de los peces», de ahí que el buceo sea la principal actividad que promociona la villa operada por la empresa cubana Campismo Popular. Guajimico posee además un Centro Internacional de Buceo, donde se organizan programas de inmersión en más de una veintena de sitios y se imparten cursos certificados. Desde las inmediaciones de Guajimico se puede acceder a la Cueva de la Virgen, un lugar cubierto por la leyenda de los tiempos en que corsarios y piratas cruzaban las aguas del Mar Caribe.

Por su parte, la localidad de Yaguanabo incluye en su territorio un importante refugio de la fauna cubana, y sus costas, como las de Guajimico, guardan incomparables fondos para el deleite de los entusiastas y profesionales del buceo. Villa Yaguanabo, otra instalación de cabañas pequeñas en medio del entorno natural, es el lugar apropiado para la comunión imperturbable con la naturaleza cubana, en lo que constituye una experiencia única.

Otras actividades significativas en Guajimico y Yaguanabo incluyen paseos en bote a través de los río de la región, caminatas por las colinas o los alrededores de las playas y las zonas costeras, así como la monta de caballos. Además, la excelente y cálida Playa El Inglés queda a medio camino entre Guajimico y Yaguanabo. En sentido general, ambas localidades combinan el turismo ecológico con el disfrute clásico de sol, arena y cielos azules, para deleite de sus numerosos visitantes.
Playa Rancho Luna y Punta La Cueva
Playa Rancho Luna, a 18km al sur de la ciudad cabecera, es una pequeña y pintoresca playa de Cienfuegos, que cuenta con la mayor afluencia de público en la región durante el verano. Con finas y blancas arenas, bañadas por las cálidas aguas del Caribe, es una de las playas más hermosas del litoral sur de Cuba. En ella existen amplias concentraciones coralinas, pobladas por una magnífica fauna marina, las cuales incluyen una de las columnas de coral más grandes del continente americano, con 5m de alto. Estos factores, junto al atractivo añadido de un elevado número de barcos hundidos, la posicionan como uno de los destinos fundamentales para el buceo en la región.

Con tal propósito operan en la zona varios centros de buceo como el de Faro Luna y Whale Shark, que ofrecen a los visitantes una amplia gama de actividades marinas. La playa cuenta, además, con dos complejos hoteleros, el Hotel Pasacaballo y el Hotel Club Amigo Rancho Luna, ideales para combinar los deportes acuáticos con paseos urbanos en la ciudad vecina. Además, el área está atestada de casas de alquiler particulares, de una confortabilidad ejemplar y precios realmente razonables.

En el litoral este de la bahía cienfueguera, a una distancia prudente del centro urbano, se encuentra también el Hotel Punta La Cueva, una buena opción para disfrutar, en reposo, de los atractivos naturales de la zona. Espaciosas cabañas, una discreta playa y un hermoso muelle, desde el que se efectúan paseos en yate, componen este magnífico complejo, depositario de las vistas más espectaculares de la bahía.
Guía de Viaje por Provincia
Ventas en Reino Unido :: Audrey :: +44 20 7498 8555 ó 0800 298 9555
Ventas en EEUU & Ventas en Canadá :: Jeffery ó Bastien :: Llamada gratis 888 361 9555
Oficina de turismo en La Habana :: Idelsis :: +53 7 863 9555
(menos de 10 días)
Desarrollado por Bizloco eTravel System operado por Cubaism Ltd para cubaism.com
Cuba
© 2012 Nigel Hunt - Todos los derechos reservados